sábado, 16 de marzo de 2013

En el Día Mundial del Agua 22/3, una palabra, "Equilibrio".

Para conmemorar el Día Mundial del Agua, en estos tiempos que corren, que no como agua corriente, que de corriente, el agua, no tiene nada, como demuestran todos estos documentales, que no podéis dejar de ver y escuchar con mucha atención. Empezamos por uno titulado "Las voces del agua", realizado por la Fundación de Cultura Islámica (http://www.funci.org/es/). En el que nuestros mayores nos dan una lección de como gestionar el agua. Seguimos con este en el que veremos si el agua es corriente... En este veremos el planeta tan maravilloso que habitamos; pero que no es nuestro. Es de todas las generaciones de seres vivos que aun están por llegar. Este es un documental en el que alguien nos escribe desde un futuro, muy cercano y muy posible, si no empezamos a tomar conciencia. Y este es una película de Yann Arthus-Bertrand que nos dice que debemos empezar a actuar ayer. "Estamos viviendo un periodo crucial. Los científicos nos dicen que solo tenemos 10 años para cambiar nuestros modos de vida, evitar agotar los recursos naturales y impedir una evolución catastrófica del clima de la Tierra.
Cada uno de nosotros debe participar en el esfuerzo colectivo, y es para sensibilizar al mayor número de personas que realizé la película HOME.
Para que esta película sea difundida lo más ampliamente posible, tenía que ser gratuita. Un mecenas, el grupo PPR, permitió que lo sea. Europacorp que lo distribuye, se comprometió en no tener ningún beneficio porque HOME no tiene ningún interés comercial.
Me gustaría que esta película se convierta en vuestra pelicula. Compártelo. Y actúa."
Yann Arthus-Bertrand
Y como después de verla, estoy totalmente de acuerdo con su mensaje y está realizada de forma exquisita, me hago eco de sus palabras y la comparto.

Y por último en este enlace, que nos lleva hasta actiludis podéis encontrar carteles para confeccionar y concienciar sobre el uso racional y equilibrado, de este bien tan preciado y tan poco valorado. Perdonadme el ripio; pero hay que decirlo.